HISTORIA

El croat es una moneda catalana de plata creada en 1285 por el rey Pedro III. Se conoció como croat barceloní, y también como xamberg.

En el anverso de la moneda figuraba la efigie del Conde de Barcelona, y en el reverso, la gran cruz a la que debía el nombre la moneda.

Un croat equivalía a doce dineros. También se pusieron en circulación piezas de medio y un cuarto de croat.

Los croats se emitían en las cecas de las ciudades de Barcelona y Perpiñan.

Se acuñaron croats durante siglos, aunque la cantidad de la plata que portaban fue variando.

Los últimos croats se acuñaron en Barcelona entre los años 1705 y 1706, primero con el nombre de Felipe V de Borbón y posteriormente con el nombre del pretendiente Carlos III de Austria.

Con casi 500 años de historia, el Croat fue una de las monedas catalanas de más larga duración y penetración.